IMAP a nivel global ha cerrado 218 transacciones en 2020 valoradas en más de doce mil quinientos millones de USD . El volumen de operaciones se redujo aproximadamente en un 50% en el segundo trimestre de año como consecuencia de la pandemia y la consecuente ralentización de las decisiones pérdida de confianza en el mercado y a las restricciones de viajes y reuniones presenciales, componentes esenciales de toda negociación.

Sin embargo  la actividad corporativa volvió a reactivarse a medida que  los compradores y vendedores se fueron adaptando al nuevo entorno. Esta tendencia se viene manteniendo durante el comienzo de 2021 con perspectivas cautamente positivas, debido a los movimientos estratégicos de las empresas, el interés de los inversores por sectores tecnológicos y negocios emergentes así como la aparición de oportunidades de empresas en dificultades que pueden ser adquiridas a precios bajos. Por otra parte existencia de gran liquidez está contribuyendo a los movimientos corporativos

Por sectores, tecnología, salud, retail y servicios fueron los más activos para IMAP representando el 45% de las transacciones en el año 2020.

En las operaciones gestionadas por IMAP ha tenido una gran relevancia el ámbito internacional ,con el 30% de las transacciones transfronterizas, al igual que en años anteriores. Casi el 40% involucraron targets de Europa Occidental y el 21%  de Norteamérica y también se registró una importante actividad en Centroeuropa y Europa del Este. Sin embargo la actividad en Latinoamérica y África fue menor debido a la crisis sanitaria y la disminución de inversores extranjeros.

La cuarta parte de las transacciones involucraron firmas de Private Equity.

En lo relativo a España hemos cerrado 6 operaciones en las que han tenido un peso específico importante los sectores de Logística/transporte, las tecnologías además de las actividades industriales . Como dato podemos destacar que en la última parte del año y una vez superado el primer impacto del Covid, se ha notado una reactivación del interés de las empresas y los inversores por las operaciones corporativas en el convencimiento de que a pesar de la situación hay que tomar decisiones y reposicionarse estratégicamente para cuando se produzca la recuperación

Por ello y a pesar de lo acontecido en el pasado 2020, esperamos que el año 2021 se incremente la actividad de las operaciones corporativas tanto en el ámbito de los industriales por razones estratégicas como lideradas por inversores financieros. Igualmente es previsible que los procesos de restructuración /refinanciación  repunten como consecuencia del alargamiento de los efectos económicos de la pandemia.

Además, hemos intervenido en 10 diferentes proyectos de valoración, y de financiación y reestructuración , por lo que a pesar del efecto COVID, podemos considerar 2020 como un año satisfactorio para nuestra actividad.

 

ene 18, 2021

admin

Sin categoría

0

Post by admin

Comments are closed.