¿Quieres Competir? Necesitas Ganar Dimensión


Pablo Gómez, Analista Senior

Nuestras PYMEs cuentan con índices de productividad , internacionalización e I+D+I, sensiblemente inferiores a los de las economías de nuestro entorno.  Si queremos disponer de un tejido industrial sostenible a largo plazo , necesitamos empresas de mayor dimensión con la capacidad de inversión y desarrollo suficiente para mejorar estos tres parámetros.

Recurrentemente se escriben artículos, ponencias u opiniones acerca de la necesidad de la PYME de ganar dimensión para poder competir en una economía globalizada como la actual.

De forma conceptual toda empresa comprende esta necesidad, pero no es menos cierto que muchas empresas / empresarios piensan “yo estoy bien posicionado”, “la dimensión es necesaria para todas las PYMEs menos para la mía”, puesto que no perciben el riesgo que esta falta de dimensión supone para su empresa a medio plazo.

Quizá hoy la PYME sea capaz de competir pero su capacidad para adaptarse a los cambios del entorno, de la tecnología, del escenario competitivo es muy limitada y aquél que no sea capaz de adaptarse irá perdiendo posiciones hasta su desaparición.

Sin embargo, hay una serie de parámetros objetivos que demuestran que nuestro tejido industrial mantiene un posicionamiento manifiestamente mejorable en elementos que resultan fundamentales para su supervivencia a futuro, y con el 99,3% del tejido productivo de la economía del país  constituido por pequeñas y medianas empresas (PYMEs), resulta indispensable acometer acciones para mejorar el mencionado posicionamiento.

La dimensión empresarial es uno de los principales factores de competitividad de una economía ya que permite el acceso a fuentes de financiación, facilita la internacionalización, impulsa la inversión en i+D+I y crea empleo de mayor valor añadido.

Como constatación del impacto que produce esa falta de dimensión en nuestro tejido industrial analizamos la situación de las PYMEs en comparación con otras economías desarrolladas en tres aspectos básicos para la competitividad: (i) Productividad, (ii) Internacionalización y (iii) Inversión en i+D+I.

1. PRODUCTIVIDAD

Como recoge el Informe “La Dimensión Empresarial Como Factor de Competitividad” para el año 2017 del Instituto de la Empresa Familiar, “las empresas de mayor tamaño tienden a presentar mejores indicadores de productividad”. Esto es así porque cuentan con mejor acceso a los mercados financieros, invierten una mayor cantidad en i+D+I, gozan de una mayor exposición al mercado internacional, etc.

Como consecuencia de la falta de dimensión de nuestras pymes, la generación de valor añadido bruto por trabajador es mucho menor que en el resto de países desarrollados. En concreto, mantenemos unos ratios de productividad entre un 20% y un 30% inferiores que en Italia, Francia o Alemania, lo que dificulta enormemente la competitividad de nuestros productos en los mercados internacionales.

2. INTERNACIONALIZACIÓN

El grado de internacionalización que una empresa puede llegar a desarrollar depende de forma directa una vez más de su tamaño. Una empresa gozará de mayores recursos  cuanto mayor sea su dimensión (recursos financieros, comerciales, ingeniería, etc.). Estos recursos le permitirán, entre otros, acometer planes de internacionalización, y es que la clave no es exportar, es estar internacionalizado. Hoy en día, en un mundo cada vez más globalizado, la presencia en el exterior es un factor clave de competitividad, tanto para ser capaz de seguir a los clientes como para tener potencial adicional de crecimiento.

Un claro indicador del nivel de internacionalización de una empresa es el porcentaje de facturación proveniente del exterior. En España, tanto en el caso de las pymes como en las grandes empresas, este porcentaje es significativamente inferior  que la media de la Unión Europea, un 45% inferior en las Pymes y un 53% inferior en las Grandes Empresas. Sin un adecuado posicionamiento internacional la vulnerabilidad de las empresas a los mercados locales es muy superior y, por tanto, su capacidad de afrontar escenarios negativos inferior.

3.INVERSIÓN EN I+D+I

Por último, si analizamos el porcentaje del PIB que se ha invertido en i+D+I en el año 2015 en los países mencionados, vemos que España ha sido el país que menos ha invertido, según datos de la OCDE.

Las empresas son más propensas a invertir en i+D+I cuanta mayor dimensión tienen. Los beneficios de estas inversiones se reflejan en la creación de nuevos e innovadores productos, la agregación de características a productos ya conocidos, etc.

En concreto, las empresas que sean capaces de dar la suficiente importancia a este factor, serán capaces de reducir sus costes, incrementar el valor añadido de su oferta y ganar competitividad a medio plazo.

Otro aspecto, difícilmente cuantificable en una estadística, es que la falta de dimensión resulta en la dificultad que tienen las empresas de menor dimensión de atraer y, posteriormente, retener talento. Y el talento, obvia decirlo, es la materia prima para el desarrollo de cualquier empresa.

En consecuencia, las PYMES están en una posición desfavorable respecto a las economías de nuestro entorno en productividad, internacionalización y en  i+D+I, lo que las sitúa, a medio plazo, en una posición competitiva delicada. Este tipo de posicionamiento obliga a mantener la competitividad a través de estrategias de costes salariales bajos que, en el corto plazo, mitigan los problemas anteriores pero, a medio plazo, resulta insuficiente y la empresa se va quedando fuera del mercado. Y todo ello con la dificultad añadida de que los profesionales más capacitados siempre elegirán proyectos en empresas más sólidas y con mayor potencial de desarrollo.

Por lo tanto, para ser capaces de mejorar estos parámetros las empresas deben disponer de recursos para invertir en su internacionalización, de fuertes departamentos de ingeniería que trabajen en el desarrollo de productos y procesos y tener la dimensión suficiente para mantener un nivel de productividad equivalente al de las empresas de nuestro entorno, atrayendo y reteniendo el talento necesario para acometer de manera exitosa estos retos. Todo ello pasa por GANAR DIMENSIÓN, asociarse, fusionarse, adquirir al vecino de forma que 1+1 sea más que dos y garanticemos a medio plazo la capacidad de adaptación y la supervivencia de la empresa.

 

 

 

Bilbao
Cl Rodriguez Arias, 15 7º Izda.
48008 Bilbao
Tlf. +34 94 400 35 00

ver mapa

Madrid
Paseo de la Castellana, 141
Pl. 19
Cuzco IV
28046 Madrid
Tlf. +34 91 749 80 64

ver mapa

Linkedin

¿Desea recibir más información, le gustaría tener una reunión, aclarar algún término o contactar con nuestro equipo? Mándenos su solicitud y le atenderemos a la mayor brevedad posible.



captcha
Acepto las condiciones de uso